Cómo catar un vino, Distribuciones Merino Soto

El concepto de degustar un vino puede parecer algo distante para quienes disfrutan un tinto o blanco de forma amateur -es decir, sin reparar en los detalles más allá del sabor-, sobre todo por la imagen que se tiene de profesionales como los sommeliers, que degustan un vino de manera objetiva. Pese a ello, la verdad es que el ejercicio de la cata es algo que se hace cada vez que se toma una copa de vino, pues tiene gran relación con las sensaciones que se generan al probar alguna cepa.

Cómo catar un vino, Distribuciones Merino Soto

Para realizar una cata de vino hay que pasar, por tanto, por tres fases en este orden: fase visual, fase olfativa y fase gustativa. Y en cada una de ellas experimentaremos diferentes sensaciones que van a variar de unas personas a otras.

A continuación te contamos cómo realizar la cata de un vino siguiendo estas tres fases.

Fase visual, cómo catar un vino

En esta primera fase de la cata es importante contar con una base blanca, bien sea una mesa o una servilleta de papel sobre la que colocar la copa con el caldo para apreciar mejor los colores.

Las diferentes tonalidades de cada caldo se distinguen en la zona de la punta, los bordes y el centro, inclinando ligeramente la copa hacia abajo. Toma nota de la tonalidad, el brillo y la limpieza.

Podrás conocer la edad del vino, simplemente fijándonos en su color.

Los colores amarillos según su intensidad pueden determinar el tiempo del vino en barrica y por tanto si estamos ante un vino joven o viejo. Todos los vinos tienen tanino, una sustancia astringente que al envejecer cambia su tonalidad de incolora a amarilla hasta llegar al dorado. Este tono puede apreciarse al inclinar la copa y mirar en el borde. Tanto esa tonalidad como el rojo y morado de la uva que se va destruyendo con el paso del tiempo y pasa de rojo violeta a rojo anaranjado o amarronado, son los indicadores de la edad del vino tinto.

Saber catar la edad de un vino blanco por el color es más fácil, observando un tono amarillo verdoso o pajizo en el caso de los más jóvenes y un dorado en los más envejecidos.

Fase olfativa

En esta fase se cata el vino con el olfato. Esta fase va a depender mucho de cada persona y de las capacidades olfativas en el momento de la cata.

Lo primero que se hace es acercar la copa a la nariz sin moverla para captar todos los aromas del vino. A continuación, es necesario mover el caldo ligeramente para que se mezcle bien y se aprecien todos sus olores.

Los aromas que cada catador distinguirá van a ser distintos siendo los más clásicos los afrutados, amaderados, químicos, vegateles, florales o balsámicos. Los factores que aportan esos aromas diferenciados serán la variedad de la uva, el proceso de fermentación, la crianza, el tipo de barrica, etc.

Fase gustativa, cómo catar un vino

Y por fin llega el momento de probar el vino. En esta fase tendremos diferentes pasos para apreciar sus sabores.

Lo primero es el sabor que notamos cuando el vino entra en contacto con toda la boca. Después de tenerlo dentro, iremos apreciando cómo evolucionan esos sabores. La impresión primera, lo que nos pasa por la mente cuando lo degustamos, será seguramente la más acertada. El gusto que nos queda en boca una vez que lo hemos tragado también es el proceso final de la cata en esta fase.

  1. El ataque son las primeras sensaciones que se percibe cuando el vino llega a la boca: salado, dulce, ácido y amargo. Un vino redondo es aquel que logra el equilibro perfecto entre los cuatro.
  2. La textura: suavidad o untuosidad como factores positivos, o astringencia y rugosidad como negativos.
  3. La vía retronasal. Al tragar el vino expulsamos el aire por la nariz. Si durante un tiempo percibimos las mismas sensaciones, diremos que ese vino es de larga retronasal.
  4. Finalmente, destacaremos qué final ha dejado el vino. Puede ser tánico, ácido, etc… puede no tener un final muy definido, incluso puede tener un final poco agradable (sucio).

Como puedes ver, saber cómo catar un vino es fácil teniendo en cuenta cada una de las fases y teniendo los sentidos bien despiertos. ¡Pero hay que saber que los aromas y sabores que vamos a apreciar dependerán mucho del momento, la compañía y del estado de ánimo que tengamos en el momento de la cata!

¿Aún no conoces nuestra referencia en vinos? Consulta nuestro catálogo online. ¡Buen provecho!

La clave para un maridaje perfecto: Un buen producto

El mejor consejo que te podemos dar para asegurar que cata de vinos sea perfecta, es que trabajes desde el principio con productos de la mejor calidad. De esta forma, evitaras sorpresas desafortunadas.

Por eso, en Distribuciones Merino Soto trabamos con marcas de reconocido prestigio para ofrecer en Linares y provincia de Jaén los productos para restaurantes de la más alta calidad y variedad. Porque todo buen chef sabe, que para elaborar deliciosos platos, necesita de buena materia prima que otorgue sabor y calidad a sus elaboraciones.

Acceder

¿Olvidaste la contraseña?